La llama de las velas y sus colores

Cuando hacemos un trabajo esotérico la llama de las velas puede adquirir distintos colores, en general lo normal es que tenga un color amarillento (como una luz amarilla), pero a veces se puede poner oscura, la llama negra, echar humo azul, azulada, mezcla entre amarillo y azul y cada tono y cada color tiene un significado diferente. La llama también puede ponerse de un tono anaranjado.

Los rituales se pueden realizar en dependencia del trabajo, que sea a una hora y un día diferente, por ejemplo hay rituales que solo se realizan con luz, otros los martes, los miércoles, los jueves, los viernes, los sábados o los domingos, o sea que hay rituales que tienen un único día de la semana para ser realizados. Hay rituales que tienen un horario específico, solo se pueden efectuar a las 9:00 de la mañana o a las 2:00 de la tarde o a la medianoche o a las 3 de la madrugada o conectando la rueda del reloj de 0:00 a 24:00 horas, o sea que existen rituales que tienen sus horarios específicos.

Debemos explicar también que hay rituales que no tienen un horario específico para ser realizados, por lo tanto esos rituales se pueden realizar a cualquier hora que le parezca adecuado a la persona que los efectúa. Por esas razones tanto da la época del año, el día o la hora.

Cuando comento esto lo que quiero decir es que si por ejemplo, el ritual se hace de noche la llamas de las velas se pueden ver con mucha más nitidez, interpretar con mucha más fiabilidad que cuando se hace de día porque al haber más luz cuesta distinguir el tipo de llama que tiene la vela, si la misma tiene una llama de tono amarillo está dentro de lo normal, cuando la vela tiene una llama muy larga y alta está dándonos una señal muy positiva y que existen energías celestiales alrededor colaborando. Por el contrario cuando la vela está muy chiquita y ahí va menguando y hasta parece que se va a apagar nos está indicando que ese ritual tiene poca fuerza.

Cuando la vela tiene una llama de tono anaranjado nos está diciendo que hay seres queridos nuestros alrededor apoyando y protegiendo ese ritual. Sin embargo cuando la vela echa humo negro y se está poniendo muy oscura la llama, quiere decir que ese ritual tiene escasas probabilidades de salir bien, o sea que en ese ritual existen muchas posibilidades de salir mal aquello para lo que estaba destinada.

Lo mejor en estos casos es cuando se consuma, sin apagar ni nada, esperar a que termine, cuando se termine repetir el protocolo. Es evidente en estos casos que cuando un ritual no está fluyendo como debe ser, hay que repetirlo para que para que se rompa aquello que está bloqueando el trabajo, se elimine el obstáculo y se pueda realiza un trabajo efectivo.

Es importante tener en cuenta los colores porque hay gente que piensa que lo negro es malo y lo blanco es bueno y no siempre es así, aunque en las llamas de las velas se ponga oscura y eche humo (evidentemente entre gris y negro) es malo el color negro no es malo por naturaleza, es un color muy bueno, es un color arcano, es un color protector y es un color que repele energías negativas, de hecho las brujas dibujadas de muy antiguamente muchas veces se les ve con ropa negra u oscura.

En algunas culturas las personas cuando guardan el luto se visten completamente de negro, no es un color negativo ni que transmite nada malo, sino que es un color protector, tal como lo es el blanco, pues el blanco significa pureza. En el tema de las velas tenemos que recordar que el color blanco además de que sirve para trabajos de protección, de limpieza energética y de cosas positivas, es un color que sirve como comodín, tal como sucede en los juegos de las cartas, hay un comodín el blanco.

En este caso el color comodín (blanco) se puede utilizar para cualquier ritual cuando no tenemos el color que buscamos, por ejemplo si necesitamos una vela amarilla, negra, marrón, azul y no tenemos la misma, podemos darle a la vela blanca el valor, el poder y la intención que le vamos a dar a una vela verde, roja, amarilla, azul o el que sea, por ello el color blanco es el color comodín que sirve para todos los tipos de velas y trabajos que se deseen.

Es importante comentar que la cromoterapia es un tipo de terapias con colores. Nos comentan y nos explican que cada color tiene una una influencia en nosotros y no por eso es negativa, simplemente que por ejemplo el tono blanco da tranquilidad y paz mental y si la persona lo que necesita es estar energética, estar fuerte porque va a ir a una competición deportiva y necesita estar llena de energía, igual no le conviene ponerse para esa competición un tono que le relaje y le tranquilice tanto, sino que lo que necesita es un tono que le otorgue fuerza y potencia. Por ejemplo en este caso para tener mucha energía y encontrarnos muy vigorizantes y vitales podemos utilizar el tono naranja.

Los colores tienen su poder y no es por casualidad que la naturaleza es un espectáculo de colores. Lo podemos ver reflejados en los paisajes, como el mismo cielo que van cambiando de negro a azul, celeste, rosado, rojo, morado, blanco, lleno de nubes que parecen pintados a mano. Entonces todos los colores tienen un poder y una influencia que sirve y afecta nuestro estado de ánimo y si los sabemos combinar en el momento preciso, vamos a tener la sensación que tenemos aquello que necesitamos.

Esto extrapolado a las velas también nos indica qué es lo que estamos viendo en el proceso de consumición de una vela, existe la velomancia que es el estudio de las velas y en el que me refiero en otros artículos, por ejemplo en este (Clica aquí) y en el que me refiero a la interpretación de las velas desde antes de encenderlas hasta que se han consumido completamente.

Como ves, hay muchas posibilidades y variedades de las llamas de las velas y sus colores por ello te invitamos a que experimentes con los distintos rituales y que nos comentes tu experiencia.

Autora Mariela Gauna